Tu me inspiras

by

En la casa de mis padres no se escucha mucha música, sí mucha radio. Tengo el recuerdo de mi papá afeitándose escuchando las noticias y por la noche, mis padres escuchando a Dolina en plena oscuridad de su cuarto. Yo crecí amando la radio, y es algo que he incorporado a mi vida, ha sido costumbre en mi hogar y lo llevo conmigo.

Sonaba Sinatra, Teresa Parodi, algo de The Beatles, pero no mucha más música. Yo escucho de todo y mi biblioteca musical se construye de mi propia inquietud, como de los gustos ajenos de los que me fui apropiando. Escucho Sabina por un exnovio, Bjork por un amigo, Silvio Rodriguez por una amiga de la infancia, y muchas otras personas me han compartido sus gustos y pasiones.



Soy lo que otros son

Con la música es muy fácil poder notarlo, pero nos sucede en todo; somos una construcción propia nutrida de nuestra personalidad, pero mucho por nuestro entorno; amigos, parejas, maestros, familia, compañeros de trabajo, personas que admiramos y nunca conoceremos, un libro, un viaje, la cultura.

 


Un Faro

Si otros te han inspirado, por qué no pensar que nosotros podemos inspirar a otros. Todo va y vuelve. Puede que no nos enteremos siquiera, pero tal vez un sobrino, un amigo, o alguien que no conocemos personalmente; nos admira, nos sigue y aprende de nosotros.

Uno de mis tatuajes es un faro, lo llevo en mi muñeca izquierda y lleva conmigo ya 3 años. ¿Por qué un faro? El faro en sí es algo que siempre me ha gustado. De chica veraneaba en una playa que tenía un faro, e incluso un año, lo podía ver todas las noches desde el balcón de la casa en la que estábamos con mi familia. Esperaba ansiosa que diera la vuelta e iluminara todo con su luz.

El faro representa para mí, la guía. Lo llevo conmigo para ser mi propio camino, para darme luz cuando no la encuentre, y porque uno también puede ser luz para otros.


¿Qué tengo yo para darle al otro?

Qué fácil es achicarnos, sentirnos menos o no suficientes. Sí, vos, me inspiras. A mí me inspira cada persona que me escribe un mensaje por redes, cada mail, cada alumno del estudio, los que vienen todas las semanas y los que nos vimos sólo unas horas.

Aprendí con el tiempo a recibir las palabras de aliento y aceptarlas; a veces el elogio también incomoda porque uno no se siente merecedor, pero aprendí a abrazarlo y convertirlo en energía para dar más, para seguir, para crear.

 


¿Por qué a mí?

Cuántas veces damos las cosas por sentado, y sobre todo con nosotros mismos, porque naturalizamos nuestras cualidades; pero no nos olvidemos que Somos Únicos y somos importantes.

Esta vez vamos a escribir sobre nosotros, aquello por lo que nos admiramos a nosotros mismos, por lo que nos podemos felicitar; esos aspectos nuestros que nos inspiran.

Como es más fácil verlo en el otro vamos a por el camino inverso:

1- Haz una lista de las personas que te inspiran. Como máximo 5.

2- Por cada persona escribe hasta 3 cualidades que admires.

3- Toma esas cualidades y selecciona las que apliquen a vos.
* Si te animas, sería bueno, que también confíes en otra persona para que también elija de esas cualidades ajenas, las que apliquen también a ti. Te sorprenderás.

4- Inspira profundo. Leelas de a una, en voz alta, aunque sea susurrando. Abraza cada una de ellas, porque esa persona eres tu.

Recuerda: TU ME INSPIRAS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *