No regales tu trabajo / Los 3 errores que todos cometemos

by

El emprendedor vive con miedo, sobre todo al principio. Miedo de que no funcione y finalmente tener que dejarlo.

El comienzo de un negocio es pura alegría.  Tenemos toda la esperanza de que nuestra idea; que ahora tiene nombre, logo, web, Instagram y Facebook; se convierta en un negocio rentable. Ahora nos podemos nombrar como EMPRENDEDORES… ahora sentimos que pertenecemos a ese grupo de luchadores de la vida y ya no estás sola… sos una EMPRENDEDORA con todas las letras.

Pero a medida que pasa el entusiasmo y esa pequeña luna de miel del lanzamiento, después de los primeros comentarios, los seguidores, y mensajes de aliento; llega el negocio de verdad: los clientes.
Esas personas que apuestan a nuestro trabajo, nuestro target a quienes cubrimos una necesidad y por suerte nos han encontrado; y sobre todo (y a veces para  nuestra sorpresa) ESTÁN DISPUESTOS A DARNOS SU DINERO A CAMBIO!

Más allá de la alegría de los primeros clientes, y de responderles a las 23hs desde la cama, o en medio del colectivo agarrados para no caernos: ATENTOS, porque acá es donde podemos equivocarnos. No me refiero a equivocarnos con el cliente, sino con nuestro negocio. ¿Por qué? Porque vamos a cometer uno de los mayores errores. Yo lo he hecho y al día de hoy, a todos los emprendedores que he conocido, les ha pasado.


En el episodio de hoy quiero contarles sobre los 3 errores más comunes que cometemos los emprendedores; pero que nos pueden llevar a situaciones horribles y hasta a perder mucho dinero.

1.  Actuar desde el miedo. La inseguridad del comienzo junto con el afán de crecer… esa mezcla mortal que no nos deja ver, que en verdad, estamos tomando decisiones por desesperación, por no decir que no… por miedo.

2. Dejarnos llevar por espejitos de colores. Claro, un día, si no te ha sucedido ya; te va a escribir un grande, una de esas marcas que admirás, o siquiera… una marca con más seguidores que vos, una marca que hace cosas re lindas y está hace más tiempo que vos. ¿Y qué vas a hacer? Le vas a entregar hasta tus hijos, con tal de trabajar con ella; sin darte cuenta… que estás entregando a tus HIJOS!

Y el último… uno que duele mucho:

3. Regalar tu trabajo. Sí, no nos damos cuenta porque recibimos billetes a cambio, pero hoy vamos a desenmascarar esa ficción, porque tal vez lo estás regalando.


CLASE GRATIS SOBRE PRESUPUESTOS
– sumate aquí ▼ –


MÁS TIPS PARA EMPRENDEDORES COMO VOS

Comments are closed.